• Desafío 21 Días Veg

Receta vegana de galletas de maní y pasas


Galletas con maní y pasas de uva

¿No sabes cómo incorporar frutos secos en tu día a día? Quizás pase que solo piensas que pueden conseguirse en granolas o envasados como se consiguen en el mercado. Déjanos decirte que esto no es así. Por eso hoy, de la mano de @veggie.attack, te traemos unas deliciosas galletas de maní y pasas de uva. En muy pocos pasos tendrás un snack para llevar a cualquier sitio y compartir con quien quieras.

¿Cuánto tiempo requiere?

Estas galletas de maní y pasas no requieren más de 20 minutos de preparación. Será solo cuestión de mezclar todos sus ingredientes en un bowl y cocinarlas. Ni siquiera te quedarán muchos utensilios para lavar ¡imagina no tener un caos luego de cocinar!

Ingredientes para las galletas de maní y pasas

  • ¾ taza de harina de arroz

  • ½ taza de harina de maní (maní sin sal procesado)

  • 2 cdas. de miel de caña

  • 1 cdita. de polvo para hornear

  • 1 cda. de pasta de frutos secos o banana pisada

  • 1 cda. de aceite de coco

  • ⅓ taza de agua

  • Puñado de pasas de uva

  • Puñado de maní sin sal

Tips Veganos 🥕

Para conseguir una galletas de maní y pasas sequitas y que no se rompan al morderlas, ideales para mojar en nuestras infusiones preferidas, te traemos este super tip: déjalas enfriar antes de comer ¡controla tu ansiedad! De esta forma podrás disfrutar de una textura única y diferente a otras galletas. ¿Recuerdas cuando de niñe mirabas los dibujos animados mojando tus galletas en la leche?

Paso a paso

  1. Precalentar. Antes de comenzar recomendamos, siempre, precalentar el horno para asegurarte una cocción pareja de la preparación: para esta receta prepara tu horno a 180° C.

  2. Triturar. Las harinas que son de frutos secos, como las almendras o el maní, podemos obtenerlas de forma casera ¡no es necesario que las compres! En este caso prepararás harina de maní. Para esto coloca ½ taza de maní pelado y sin sal en tu licuadora y procesa a máxima potencia. Ten paciencia y no fuerces tu máquina, sino la romperás. Verás como en poco tiempo consigues tener harina de maní de forma casera ¡así de simple!

  3. Mezclar. En un recipiente que te quede cómodo, pues tendrás que amasar ahí mismo, coloca todos los ingredientes secos: la harina de arroz, la harina de maní y el polvo de hornear. Un secreto que siempre sirve es tamizarlos: antes de colocar los ingredientes en el bowl pásalos por un colador de orificios pequeños. Si realizaste tu harina de maní de forma casera es importante que realices este paso, ya que pueden quedar pedazos que no hayan llegado a triturarse ¡no los tires! Estos trozos que no hayan llegado a hacerse polvo los usaremos más adelante.

  4. Integrar. Cuando tengas los ingredientes secos listos coloca la miel de caña, la pasta de frutos secos (esto servirá para ligar la preparación, otra opción es utilizar una banana pisada porque cumple la misma función) y el aceite de coco. Asegúrate de integrar los ingredientes lo mejor posible evitando que se formen bolitas o grumos con la harina, esto ayudará a que las galletas tengan una textura suave.

  5. Amasar. Una vez que todos los ingredientes estén homogéneamente integrados es momento de agregar el agua para formar la masa. Vierte en el recipiente, de manera lenta y controlada, el agua y amasa con tus manos.

  6. Condimentar. Con la masa ya formada llega el momento de la magia: agregar el maní y las pasas de uva. ¡Atención! Coloca los frutos secos en la masa de manera que no queden todos concentrados en un solo lugar, sino al momento de degustar las galletas habrá algunas que tengan más frutos que otras. Un truco es incorporarlos en el mismo paso que sumamos el aceite y asegurarte que la masa quede pareja.

  7. Aceitar. En una bandeja apta para horno coloca una lámina fina de aceite neutro para que tus galletas no se peguen a la fuente.

  8. Formar. Llegó el momento de formar nuestras cookies. Forma bolitas de masa en tus manos y colócalas en la fuente que aceitaste previamente. Para conseguir una forma típica aplástalas con la mano. También puedes estirar toda la masa, con cuidado, y cortarla con algún cortante de tu preferencia para darles una forma diferente.

  9. Cocinar. Lleva la fuente al horno previamente calentado. Hornea durante 15 minutos o hasta que veas que comienzan a dorarse.

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo