• Desafío 21 Días Veg

Receta de salsa de espinaca vegana


Salsa de espinaca

¿A quién no le gusta disfrutar el domingo con un rico plato de fideos o ravioles? También podrían ser canelones con relleno vegano o una lasaña de verduras. Estamos de acuerdo que todo buen plato de pastas requiere una salsa a su altura, ¿verdad? Por eso hoy te traemos una receta de salsa de espinaca vegana genial para sumar vegetales a tu plato y sorprender a hasta a la familia más escéptica del veganismo.

¿Cuánto tiempo requiere?

Cuando se trata de recetas en las que utilizamos hojas verdes es necesario tenerlas limpias y sanitizadas antes de comenzar, ¡no dejes que la pereza te gane! Es muy importante que siempre procuremos que los vegetales y frutas que consumimos estén aptos para su ingesta: no lleva más de 20 minutos y realmente vale la pena. Además, preparar la salsa de espinaca vegana solo te tomará 15 minutos ¡no tienes excusas!

Ingredientes para la salsa de espinaca vegana

  • 250 gr de espinaca

  • 60 gr de nueces peladas

  • 60 gr de almendras peladas

  • Jugo de medio limón

  • 1 diente de ajo

  • Aceite de oliva

  • Sal

  • Pimienta

Tips Veganos 🥕

El primer gran tip que te daremos para no tener excusas e incorporar más espinaca, o cualquier otro vegetal de hojas, a tu alimentación diaria es… ¡vegetales congelados! Sabemos que es tedioso el proceso de sanitizar las verduras de hoja como la espinaca, la acelga o, inclusive, la albahaca. Sin embargo, hay formas de hacer esto una sola vez y no tener que repetirlo por varias preparaciones. Cuando compres en la verdulería ¡trae de más! Así sanitizas toda tu verdura junta y de una vez, lo que sobre lo guardas en recipientes herméticos y aptos para congelador. De esta forma, puedes conservarlo en tu refrigerador y tener vegetales listos para consumir en cualquier momento. También puedes hacer esto con algunas frutas como la frutilla, los frutos rojos o los arándanos. ¡Atención! Cualquier verdura congelada debe ser descongelada previa a su ingesta. Por ejemplo, si deseas utilizar espinaca congelada para la salsa que prepararemos hoy, es necesario que primero la hiervas o saltees en una sartén.

Paso a paso

Si utilizas espinaca fresca:

  1. Lavar. Si utilizas los atados de espinaca fresca, es decir verdura que no esté congelada, es necesario lavarla. Solamente deberás separar las hojas de espinaca en un recipiente, lo suficientemente grande para que te entren todas las hojas, o colocarlas en la pileta de tu cocina. Una vez que hayas desarmado todo el atado de hojas procede a lavar bien cada una. Cuando hayas terminado colócalas sobre un trapo o papel para que el agua escurra. Otra opción es ayudarte con algún escurridor de verduras.

Si utilizas espinaca congelada:

  1. Cocinar. En el caso de la espinaca congelada es importante que la descongeles antes de comenzar. Para eso puedes colocarla al fuego en una olla con agua y dejar que hierva, así se cocinará la verdura. Otra opción es colocarla en una sartén con apenas un chorro de aceite neutro. Debes tener en cuenta dos cosas: primero, al descongelar la verdura larga abundante agua lo que no será un problema si te gusta que tus salsas sean bastante líquidas; segundo, la espinaca, o cualquier verdura de hoja, al cocinarla reduce considerablemente su tamaño. Esto último es importante para pensar cuánta espinaca necesitaremos para la salsa.

Preparar la salsa de espinaca vegana:

  1. Picar. Comenzaremos por pelar y picar el diente de ajo. Aplasta, con la ayuda de una cuchilla, el diente de ajo para quitar su cáscara. Luego córtalo en pequeños pedazos. No es necesario que lo piques muy chiquito porque luego lo pondremos en la batidora, o licuadora, y terminará de romperse.

  2. Procesar. Coloca la espinaca en una batidora o licuadora junto con el diente de ajo cortado. Si estás utilizando hojas frescas parecerá un montón de verdura para la salsa de espinaca vegana, pero verás que una vez que la máquina haga su trabajo el volumen se reducirá. Procesa todo hasta triturar toda la verdura.

  3. Condimentar. A la pasta que realizaste en el paso anterior incorporarás el resto de los ingredientes: el jugo de limón, el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Vuelve a procesar todo para que se condimente la salsa.

  4. Servir. Una vez que la salsa esté bien condimentada puedes agregar las nueces y almendras peladas. Si prefieres que en la salsa de espinaca vegana se siente la presencia de los frutos secos no es necesario que vuelvas a procesar la pasta. Por el contrario, si quieres que la textura de la nuez o la almendra sea más sútil, arrójalas a la batidora y procede a triturar por última vez. ¡Listo! La salsa está terminada para sumarla al plato de tus pastas favoritas.

8 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo